Presentación de la nueva etapa de litoral

 

Publicar textos que arriesguen algo y un apego sin concesiones a la literalidad fueron los dos lineamientos que se dio a sí misma la revista que se fundó en París en 1981 como reacción a la disolución de la École freudienne de Paris (EFP). Ambos distinguieron rápidamente a littoral durante su existencia. El trabajo que catalizó fue un antecedente directo de la fundación en 1985 de la École lacanienne de psychanalyse ante a la constatación de que una revista no es un lugar pertinente para dar recepción al pase. Quienes crearon littoral, y publicaron ahí, habían descartado pertenecer a aquella escuela que Lacan creó con algunos miembros de su familia en 1980.

Como les sucedió a muchos exmiembros de la EFP, los de littoral permanecieron algunos años sin pertenecer a ninguna escuela. El azar quiso que en México hubiera cuatro suscriptores de la revista que habían emigrado desde Argentina, quienes tuvieron algunos encuentros decisivos con el comité de littoral, razón por la cual, desde la fundación de la École lacanienne de psychanalyse en París en noviembre de 1985, hubo presencia de miembros que vivían en México y Argentina.  

Muy pronto, en Córdoba, Argentina, se comenzó a traducir al castellano la revista y se editaron algunos números con el nombre Littoral. Si esa publicación fue sólo originalmente traducción de la edición francesa, muy pronto comenzaron a llegar artículos originales, por lo cual cambió su nombre en la edición en castellano a Litoral, con una sola t. Por su parte, littoral, la revista editada en París, en 1990 cambió su nombre a Revue du Littoral.

  ​

Cuando cambia de nombre una publicación que se ocupa de la letra tan intensamente, es imposible que no haya consecuencias, y a partir de ese momento Revue du Littoral y Litoral tomaron caminos independientes, aunque vinculados por ser ediciones de una misma escuela.

La Revue du Littoral en francés dejó de aparecer en 1996 al haber llegado al número 43. Litoral en castellano declaró la detención de su publicación en 2011 ¡en el número 43!

¿Estamos ante un flagrante caso de repetición? El lazo entre repetición e identificación es un tema clásico en psicoanálisis y la desaparición de una letra del nombre de la revista en castellano marca que litoral, más que un nombre propio, opera como un significante con todo lo que eso implica.

En noviembre de 2015, apareció el número 44 de litoral, después de cuatro años de silencio. ¿Acaso se ha abierto un nuevo panorama que, sin desconocer sus orígenes, podría ir más allá de una posible repetición?

Un primer factor de esa apuesta es retomar el espíritu que animó la literalidad de littoral. En esta nueva etapa buscaremos publicar textos originales en castellano que arriesguen algo y que a la vez le den un trato cuidadoso a la letra. No estudios librescos, sino escritos que interroguen al analista sobre su manera de colocarse en esa práctica que constituye una experiencia tan peculiar, como lo es hacer un psicoanálisis.

Otro cambio está en anunciar, en cada número, la temática del número siguiente. Un tercer factor diferencial, aunque no el último, radica en constituir una sección llamada “Notas de lectura”, para reseñar ciertos libros y revistas publicados originalmente en castellano —en particular los que impliquen consecuencias directas en la forma en que ocurre la experiencia del psicoanálisis en la lengua que nos acoge— y a la vez incluir en esa sección notas sobre las publicaciones más relevantes que ven la luz en otras partes del mundo, pues lo que sucede en el movimiento psicoanalítico no está determinado por un idioma. A de partir del número 45-36, litoral inaugura una sección denominada “Lugar del analista” que presentará textos que problematicen lo que se ha llamado clásicamente la “formación” psicoanalítica.​ Una nueva sección intitulada "Documentos" aportará textos históricos que sean relevantes para la discusión de alguna parte del número, ya sea que hayan sido publicados en castellano o en algún otro idioma.Por último, pero no menos importante, también a partir del número 45-46 aparece “Entrevistas”, una sección que no requiere más explicación.

Bienvenidos a la nueva etapa de litoral.